Xuan Cándano: afogar a la voz insumisa

23 de avientu de 2013 DE 2013 • Glayiu

Xuan Cándano ye periodista nel centru territorial de TVE n’Asturies y director de la revista d’actualidá crítica Atlántica XXII. Va dos meses la sección sindical d’UGT nel ente públicu presentó una denuncia escontra Cándano por supuestes incompatibilidades llaborales ente los años 1990 y 1996. La casualidá quiso qu’esta denuncia viniere lluéu d’un reportaxe d’Atlántica XXII nel que denunciaben la financiación del sindicatu filosocialista n’Asturies, tituláu «UGT S.A. Un sindicato empresarial». Ocurre qu’en Glayíu nun creemos nes casualidaes…
Nel númberu 28 Atlántica XXII destapaba l’entramáu d’empreses de toa mena que sirven a la rama asturiana del sindicatu pa financiase, al tiempu que filtra conversaciones del so secretariu xeneral, Justo Rodríguez Braga, nes que evidencia la mala salú de les arques ugetistes. Fue esa denuncia pública de los texemanexes del sindicatu lo que, evidentemente, afaló la maniobra escontra Xuan Cándanu, cabezaleru de la revista, ensin qu’importara que Cándano nun escribiera nengún de los tres artículos dedicaos a la financiación d’UGT nel númberu 28 de la revista. Pa tratar d’acallar les voces crítiques, la sección sindical ugetista en TVE denunció qu’ente 1990 y 1996 Cándano cometió un delitu d’incompatibilidaes profesionales al entamar una productora, Bocamar, al tiempu que seguía en plantilla de la televisión pública. De lo que nun parez decatase la UGT ye que p’arrancar cola so productora, Cándano pidiera una escedencia en TVE, precisamente pa nun caer en posibles conflictos d’intereses.
Sicasí, la denuncia siguió p’alantre; a Cándano sancionólu TVE con 20 díes d’empléu y sueldu, y el periodista valora retrucar con una denuncia contra’l sindicatu.
La más qu’evidente maniobra de censura vien siendo denunciada pola Asociación de la Prensa d’Uviéu, al marxe de colectivos sociales y organizaciones polítiques y sindicales.

Glayiu: Xuan, lo que nun fizo Tini Areces ni nengún otru presidente del Principáu o políticu asturianu fízolo la sección sindical d’un «sindicatu de clase» na to empresa…
Xuan Cándano: Ye una paradoxa aparente, porque igual tien más cintura, más capacidá p’aguantar les crítiques la derecha que la llamada izquierda, si ye que anguaño tovía existen eses categoríes ideolóxiques.

Glayíu: Polo visto apuntasteis onde nun se podía apuntar…
Xuan Cándano: Llevamos 30 númberos, casi cinco años. Llevamos esi tiempu faciendo buen periodismo, espublizando lo que se podía espublizar, lo que taba bien documentao, apuntando informativamente a tolos poderes fácticos con espíritu críticu: a los bancos (Liberbank, el Santander, Botín, Menéndez de Caxastur…), partíos políticos, toos ensin escepción, los grandes empresarios y les grandes families (los Masaveu, los Cosmen), les instituciones, hasta el tribunal de cuentes, y sin embargo ye un sindicatu, amás de manera torticera y mui cobarde, el que trata de baltiar al mensaxeru.
A los pocos díes d’aparecer el númberu d’Atlántica XXII la sección sindical d’UGT en TVE pon una denuncia y amás falsa.

Glayíu: Manda güevos que seya una sección sindical la que denuncie a un compañeru.
Xuan Cándano: Nun hai que caer nun falsu gremialismu nel que los trabayadores nun puedan denunciar comportamientos delictivos d’otros trabayadores, pero lo que más fadia ye que la denuncia seya falsa: vienen a denunciar una supuesta incompatibilidá llaboral por una productora que tuve entre 1990 y 1996, intre pal que pedí una escedencia, hai más de venti años. Pero ye que yo siempre fui pol llibru. Cuando marché d’escedencia fue porque nun me presta cómo furrula TVE, ente otres coses por esos texemanexes sindicales. La denuncia namás prosperó porque el xefe de rellaciones llaborales ye una persona afín al stablishment.

Glayíu: ¿En qué se tornó esa denuncia a efectos llaborales?
Xuan Cándano: Tengo una sanción administrativa col argumentu de que nesi periodu del 90 al 96, tando d’escedencia, tuviera que haber pidío una compatibilidá. Vamos, lo que ye ye una caza de bruxes mal disimulada.
Yo nun voi facer de chivatu, claro, pero nun fae falta escarbatiar muncho p’atopar casos d’incompatibilidaes. Conozo casos escandalosos, de directivos incluso, xente que ta trabayando güei pa les sos propies empreses del mesmu sector qu’a la vez tán contrataes pola competencia.

Glayíu: ¿Qué te parez la rempuesta d’apoyu que tás teniendo de los profesionales del sector?
Xuan Cándano: Ye alentadora, non polo personal, porque me toque a mí y me enorgullezca incluso, sinon que ye una esperanza a la rexeneración del periodismu y pa la salú democrática de la sociedá asturiana que se indignó y dio sofitu públicu a la criminalización d’un periodista incómodu. Nes redes sociales ye onde se dio la rempuesta, ¿eh? Non nos medios convencionales, que lleven sileciando el llabor d’Atlántica XXII dende que nació y enxamás tiren del filo investigador de la revista. Por exemplu, manca a la vista que la única repercusión importante de los temes destapaos pola revista, que ye la de los sobresueldos del PP, que va tener consecuencies penales, seya porque puso una denuncia Manos Limpias, non un sindicatu de clase o partíu d’izquierdes. Ye tremendamente significativu qu’esi vacíu que dexa la izquierda institucional lo llene el populismu de la estrema derecha.

Glayíu: Yá p’acabar, lo que más mos presta ye la bona salú de la que goza la revista.
Xuan Cándano: Bueno, ye qu’eso nun ye una revista, ye un milagru. Nuna sociedá avieyada como l’asturiana, que pasó de la vanguardia a la retaguardia en perpocu tiempu y se fizo mui conservadora, qu’esista un mediu de comunicación críticu fecho con calidá y rigor por munchos periodistes y collaboradores ye alentador. Vamos perbién de ventes pero permal de publicidá, porque ficimos méritos pa espantar a tolos anunciantes colos conteníos. Tampoco ye que llore por ello, pero si somos capaces de tener una calidá profesional nos conteníos y nel restu de fasteres de la revista, habíemos tener cubiertu esa tarea d’igual mena. Pero prometemos siguir resistiendo una bona temporada.