Samuel Fernández, delegado sindical en Tenneco: «Namás vamos negociar trabayu. Yá ta bien de paraos n`Asturies»

13 de setiembre de 2013 DE 2013 • Glayiu

L’antigua fábrica d’amortiguadores Monroe, actual Tenneco, lleva más de cuatro décades nel xixonés barriu de Roces. La selmana pasada la multinacional anunció la so intención de pesllar la factoría de Xixón dientro d’una política de desinversiones na estaya europea. La plantilla de casi 250 trabayadores rechaza de plano el pieslle por seguir siendo una planta rentable, y mantienen asamblees diaries nes que se decide el camín de les movilizaciones. Falamos con Samuel Fernández, secretariu xeneral de la Corriente Sindical d’Izquierda y delegáu nel comité d’empresa de Tenneco.

Glayíu: Dixiste na prensa: «Que naide nun se confunda, esto nun ye Suzuki», faciendo una crítica contundente a la negociación llaboral pa sacar una indemnización y permitir el cierre de la empresa.

Samuel Fernández: Ye que yá ta bien de paraos equí n’Asturies. Ciento ventitantos mil yá son abondo. Nun podemos permitinos nin un paráu más. Tenemos claro que nun vamos negociar namás que trabayu. Si nos pregunten qué queremos, diremos que trabayu, y que nun se pieslle la planta de Xixón.

Glayíu: ¿Cuál ye l’orixe d’esti conflictu?

SF: La dirección de la empresa convoca una reunión colos trabayadores el xueves pasáu a les 9 de la mañana, y nesa reunión nos planteen el cierre pal primer trimestre de 2014 de la planta de Xixón. Asina, como suena. Por motivos x, porque nun pueden dicir que seamos deficitarios, que nun lo somos. Lo único que planteen ye que quieren pesllar la planta de Xixón.

G: ¿Pillóvos por sorpresa o yera daqué qu’esperábais?

SF: Non, esto ye una muerte yá anunciada. Llevamos con espedientes de regulación d’empleo desde l’añu 2007. Ún de los EREs consiguimos echar abaxo, pero otros dos aprobáron-yoslos. El fin d’esa carrera ye indio: el cierre de la planta.

G: ¿Cómo recibió la plantilla esta intención de la empresa?

Tamos faciendo asamblees tolos díes, saliendo a la cai. Ye necesario que’l pueblu sepa que quieren pesllar Tenneco, que cerró Suzuki y que n’Asturies nun hai empresa que nun se cierre. Esto va quedar como un desiertu. Nes asamblees diaries ye onde tamos decidiendo el tipu de movizaciones que vamos facer. Poro, nun te puedo dicir cuála ye la dirección que van siguir porque nun lo sé.

G: Dixiste na prensa una frase bien contundente: «Que naide nun se confunda, esto nun ye Suzuki», faciendo una crítica contundente a la negociación llaboral pa sacar una indemnización y permitir el cierre de la empresa.

SF: Ye que yá ta bien de paraos equí n’Asturies. Ciento ventitantos mil yá son abondo. Nun podemos permitinos nin un paráu más. Nosotros tenemos claro que nun vamos negociar namás que trabayu. Si nos pregunten qué queremos, diremos que trabayu, y que nun se pieslle la planta de Xixón. Algo destacable de la situación de Tenneco ye que hai una xunidá sindical total. Nel comité d’empresa la USO tien tres representantes, CC.OO. dos, UXT dos y CSI dos. Pero toles discusiones y toles decisiones tán tomándose nes asamblees. De fechu, la primera de les reuniones "informales" que mos propuso la empresa nun se cellebró: la dirección propuso que fuéremos a reuninos a un hotel y nosotros diximos que non, que la reunión había ser na propia fábrica. A la nuestra negativa la dirección de la empresa púsose en contacto coles federaciones sindicales mayoritaries pa tratar de negociar con elles directamente; estes dixeron que nun diben a esa reunión puesto que n’asamblea de trabayadores decidiérase nun dir a esa reunión, que pa cualquier negociación habían dirixise al comité d’empresa y facela na planta de Xixón.