La reivindicación autonomista na Asturies de 1897

5 de xunu de 2014 DE 2014 • Javier Cubero

A lo llargo de les décades finales del sieglu XIX el Partíu Republicanu Democráticu Federal de Pi i Margall foi una perimportante fuercia d’oposición a la monarquía lliberal n’Asturies. Frente al réxime uniformizador, bipartidista y caciquil de la Primer Restauración Borbónica los republicanos federales demandaben un cambiu radical d’estructures polítiques dende l’autodetermín de les nacionalidaes históriques como suxetos de la soberanía popular. Esti plantegamientu yera impugnáu polos demás grupos republicanos (cola única escepción del Partíu Federal Pactista Coalicionista), que asumíen el modelu d’Estáu-Nación unitariu de la oligarquía. Por embargu en 1897 se va producir la converxencia de distintes families republicanes alredor de la reclamación d’un marcu autonómicu pa la sociedá asturiana.

En xunu d’esi añu como resultáu de la unificación de delles fracciones nacía Fusión Republicana. Esta nueva formación política va tener como voceru n’Asturies al periódicu El Noroeste y va refugar ser etiquetada como centralista en función de l’asunción programática d’un ciertu autonomismu. Nel marcu d’esta coxuntura’l 19 d’avientu del 1897 aniciabase una campaña pol autogobiernu asturianu con un manifiestu tituláu A los habitantes de Asturias, que será robláu por munchos cuadros del PRDF y qu’alcuentra sofitos tanto en Fusión Republicana como nel Partíu Carlista. Nel documentu se proponíen unes bases sobre les qu’ellaborar una futura Constitución autonómica, ente les que taben el principu de separtación de poderes, el sufraxu universal directu y l’autonomía municipal. L’horizonte federal d’un Estáu soberanu d’Asturies esbozáu nun proyectu constitucional de 1883, yera aparcáu implícitamente cola finalidá táctica de xenerar un consensu social lo más ampliu posible pa la configuración d’Asturies como Rexón autónoma dientro del Estáu realmente esistente nesi momentu hestóricu. L’autogobiernu foi presentáu como una ferramienta pa algamar la democratización política, la hixene institucional y la rexeneración social del País. Col envís d’impulsar la prosperidá económica d’Asturies se demandaba un conciertu asemeyáu al de les diputaciones vasques, que permitiese la conformación d’una fiscalidá independiente:

La Región asturiana contribuirá á los gastos de la Nación proporcionalmente a á sus riquezas y de acuerdo con lo que las Cámaras nacionales y regionales determinen; quedando la región en completa libertad para repartir y recaudar todo tributo en el modo, tiempo, y forma que sus particulares leyes establezcan.

Tamién se plantegaba un programa de midíes sociales mui avanzaes, nel cual se nota la influencia de la doctrina piimargalliana, que taba nidiamente empobináu al ameyoraramientu de les condiciones de vida de les clases populares:

A este objeto proponemos que los Poderes regionales funden, fomenten y auxilien la formación de asociaciones obreras, estableciendo Bancos públicos de crédito para estas asociaciones, a quienes entregarán:

1º Las tierras públicas; las que los propietarios hayan dejado incultas por más de cinco años; las que convenga expropiar y aquellas cuya propiedad no esté debidamente justificada.
2º Los servicios y las obras públicas, aprovechamiento de aguas, etcétera.
3º Sometidos a la inspección de comisiones obreras todos los talleres, fábricas y minas.
4º Establecida la enseñanza pública, gratuita y obligatoria, en su primero y segundo grado, creando, para los obreros, en todos los municipios, escuelas prácticas de artes y oficios.
5º Los Poderes regionales procurarán proteger toda riqueza pública facilitándole de sus propios recursos caminos terrestres y pluviales, mercados para la circulación y todos aquellos medios que sean conducentes al máximo desarrollo de dicha riqueza.

La reivindicación de l’autonomía rexonal y municipal, amás de pola so utilidá social, per entós yera defendida dende una óptica hestoricista pol periódicu federal xixonés La Región Asturiana de la viniente manera:

Abonan la autonomía regional á que aspiramos, millares de antecedentes históricos: ante los godos que por espacio de dos siglos lucharon para someter á su dominación a los españoles, fueron los astures con los cántabros y los vascos los que más se distinguieron en la heroica y cruenta defensa de su independencia; ante los árabes dueños de casi toda España, los astures también con Pelayo en Covadonga se alzaron en armas contra el invasor dando origen al reino de Asturias que como el de Navarra y como después los de Aragón, Castilla y Portugal fueron independientes, es decir autónomos para su gobierno interior sin perjuicio de aliarse unos con otros para la común defensa. Y no sólo fueron autónomos estos reinos sino que hubo muchas ciudades y villas perfectamente autónomas con sus privilegios, franquicias y fueros de que como de los de las diversas regiones españolas se hayan por doquier inmarcesibles recuerdos ¿Y á qué más? ¿A qué recordar las mismas dificultades con que la obra de unificación política de la Península ha tropezado posteriormente por la firme decisión de las regiones y pueblos que anhelaban conservar su independencia y que aun sometidos al poder central por la fuerza de las armas exigían de ese mismo poder la conservación de sus respectivas leyes y costumbres y el respeto á la autonomía municipal?.

El 27 d’avientu foi celebráu un mitín en La Pola (Sieru) nel qu’ún de los firmantes del manifiestu inicial, Manuel García y Molina Martell, encamentó al públicu a organizar xuntes autonomistes llocales (que diríen constituyéndose nel selmanes vinientes) col oxetivu de dir preparando una Asamblea Magna Asturiana, na que sería aprobada la nueva Constitución. Nesi mesmu actu foi lleíu un mensaxe d’Eladio Carreño, patriarca del PRDF de Xixón y autor de la constitución soberanista de 1883, nel qu’afirmaba percibir un cambeu d’actitú na sociedá asturiana haza los valores autonomistes:

Después de los muchos años que llevo dedicado á la propagación de las ideas autonómicas, veo con gusto que hoy los pueblos, están convencidos de que su prosperidad depende del derecho que tienen de regirse por sí mismos en su peculiares intereses como en todos los ramos de su vida interior sin extrañas ingerencias que son la rémora de su progreso.