Gulags buenrolleros pa tol mundu

18 de payares de 2013 DE 2013 • Pablo X. Suárez

Davezu cuido que si, envede pasar la mocedá faciendo’l primate, me tuviere metío en 1999 nes nueves xeneraciones d’algún de los partíos mayoritarios agora mesmo tendría, polo menos, pisu propiu, coche alemán, moza taconera y delles amantes. Realmente, diba ser un heteromachu pacón de lo más triunfante. Diba vistir encorbatiao y militar en cofradíes gastronómiques. Puta elegante cada sábadu y chuletón a la brasa. Sí que diba tar un cachu más gordu, nada que ver con esta delgadez de poeta, fecha a partes iguales de danza, desamor y anfetamina. Qué importa tener mierda en corazón y unos cuantos quilos de más. ¡Si fuera un militante d’algún d’esos partíos mayoritarios compraría un Hammer o un xalé! Nun hai nada como un par de buenos sustitutos de la masculinidá pa calmar conciencies y alliviar el golor a mierda en corazón, y la gordura. Nun sabéis tolo que se folla nos congresos. Yo tampoco. Nin ganes, vamos.

En 1999 merqué a medies con el Logüis un cartón enteru de venticinco d’aquellos tripis que llamaben bicicletes. El cartón tenía una guapa ilustración dibuxada. Sobre’l fondu d’un picu neváu, que tenía’l sol y la lluna a los llaos, corría’l ciclista n’actitú ximnástica. Abaxo, la fecha de 1943, l’añu nel que’l doctor Hoffmann descubriera los efectos d’esta droga. En pocos díes, Logüis y yo fuimos vendiendo sucesivamente les secciones que componíen el cuadru, hasta que namás quedaben la lluna y el sol de les esquines. Entós subimos na vespa de Logüis hasta La Cubilina, y vimos guapamente l’atapecer del Valle Central mientres nos subía a la cabeza tola mierda de la lluna y la mierda del sol en xunto. Nunca nun volví a vender droga, que yo m’alcuerde.

Daquella teníemos un Localetu en pueblu y fantasiabemos cola idea de ser antifascistes, comunistes y anarquistes. Too ello xunto y mecío ensin mayor inconveniente. Una auténtica utopía izquierdista, claro que sí. Asina que Logüis y yo, depués del tripi, baxamos al Localetu, que venía a ser lo más paecío a una casa propia que teníemos. Yera esactamente’l mesmu día en que corriera aquella maraviyosa lleenda urbana al rodiu de Sorpresa Sorpresa, con Ricky Martín escondíu nun armariu mientres un perru-y llambia’l ratu a una presunta fan, y el Bielas, un tarambaina que paraba perehí, xuraba tener visto la escena completa, sustituyendo nel atrezzu la poco masculina mermelada pol toque bien bravu del paté tapa negra de La Piara.

- Si soi yo, nun facía falta fuagrás- afirmaba’l Bielas, al que xusto’l día anterior vendiéramos un par de cartones.

En 1999 yo taba, polo tanto, mui lloñe de pasar a formar parte d’una d’eses estructures escures y xerárquiques que son anguaño los partíos mayoritarios, pero sí que conocí a xente de la quinta qu’entró poco depués. Ún d’ellos, un probe patán del insti al que llamábemos Choquis, entró un día de nueche nel localetu y escarabayó un par de vivaespañes y una esvástica na paré del salón. Yera, por cierto, una d’eses esvástiques fallíes que faen los fatos que nun proyecten bien, na qu’ún de los brazos marcha en sen contrariu. El tema ye qu’a los pocos años el puntu yá yera empresariu y conceyal, anque por suerte la mala maña que yá venía implícita nel dibuxu fracasáu de la esvástica aplicábala tamién n’otros ámbitos, y nun tardó gran cosa n’acumular denuncies por estafa y malversación de fondos públicos, terminando d’esta miente prematuro una prometedora carrera política. Asina que d’esti salvónos la impaciencia y la fatura: podemos tar agradecíos a esta, equí que tanto abonda.

Sicasí, hai un exércitu de Choquis circulando pel mundu, y munchos d’ellos tienen por desgracia un poco más de deos de frente, y son quien pa calzar los guantes blancos enantes d’empezar el xeneral saquéu. Yo ye que, sinceramente, si pudiere construiría un d’esos gulags coles mios propies manes onde trancalos a toos ellos. Pero un gulag buenrolleru, eh, onde pusieren películes de disney a toes hores, con globos, zumos de pera y música de La Casa Azul. Un gulag onde se pudieran sentir bien, ensin molestar. Porque tampoco nun ye cosa de meter a esta xente nuna asamblea, comprenderéis. Igual hasta podíemos buscar dalguna remesa nueva d’aquelles vieyes bicicletes del doctor Hoffmann y da-yosla de preba nel patio del Gulag, a ver qué pasa. Igual se nos ponen a escribir poemes sobre’l terrorismu islámicu, o a pintar coneyinos. Seguro qu’hasta tienen alma d’artista. Como Hitler, cuando taba en Viena.