Estranxera

9 de setiembre de 2013 DE 2013 • Beatriz R. Viado

Tol mundu había ser estranxeru de cuando en cuando. Soi yo poco de recomendaciones y conseyos: cuando la to vida ye una chalana feble nun mar revueltu nun tas en condiciones de dar instrucciones de navegación a les existencies ayenes. Sicasí, yá pasé pela esperiencia d’estranxería tres veces (y voi camín de la cuarta), asina que véome yo en posición de reflexonar sobre tala materia.
Cuando yes estranxera pasen coses: nun sabes bien en qué mundu te mueves, cuálos son los tos derechos, y procures cumplir tolos deberes: existentes y inexistentes. Por si acasu.
Cuando yes estranxera, munches veces l’idioma ye un pilancu. Pones cara comprensiva, dices que sí o que maybe. Nun vaya a ser que dalguién s’enfade.
Cuando yes estranxera recibes ayuda y ayudes a la otra estranxera. Tien la mesma nacionalidá que tu: la estranxería.
Cuando yes estranxera, daste contra una paré a cuenta d’entender lo más simple. Y asina constrúis la to identidá d’estranxera. Esa que nun s’entera; esa que s’enquivoca y se vuelve a enquivocar. La que s’adapta como una diestra contorsionista y, nel esfuerzu d’encaxar, tarrez sufrir una fractura na identidá. Convertise n’otra, nun conocese, perdese. Esa ye la última de les estranxeríes, que llega si nun se manexen con arte les pieces del puzzle: les nueves enanchen la vida, pero han ensamblar bien coles vieyes. Lóxicamente’l puzzle ye más fácil d’armar cuando se tienen pocos años d’existencia al llombu. Cuando se va camín d’una cifra respetable, ye bono pensar bien cómo se recoloca lo vieyo y lo nuevo, pa que la nueva composición nun rinche. Como un edificiu vieyu reformáu: va a ser un sitiu fríu, por mui modernu que luzca, si nun conserva la so historia, el so espíritu. L’encantu, que se diz. ¿Quién va a querer una casa con puerta nueva que nun da a nengún sitiu? Nin la estranxera, de camudar n’estranxera pa sí mesma, la querría.
La estranxera ye tamién esa que llora, n’alcordanza de les ausencies. Y esa que nun llora, sabedora de que les llárimes nun materialicen ausencies. Aquella que sorríe en cuantes que se-y presenta la ocasión. Ye maraviyoso cuando ríe, certificando cola so allegría que la vida sigue en toles partes del mundu mundial. Nel suyu, sía cual sía, tamién. La existencia, nel breve tiempu que dura la risa, afítase sólida nel equí y l’agora.
Y maldita la gana que tien la estranxera de ponese mala, de disfrutar de los maraviyosos recursos sociales del país d’acoyida. ¿Y si nun la entienden nel ambulatoriu?, ¿y si ella nun entiende?, ¿quién la va a venir a ver al hospital?, ¿quién la va a cuidar a domiciliu?, ¿cómo marafundiar el so únicu patrimoniu, la so fuerza de trabayu, con díes de necesariu reposu?
La estranxera engalánase col so vistíu más guapu, el de la ilusión, cuando vuelve a casa de visita. Faise cuesta arriba llamar casa al techu baxo’l que duerme agora.
Fui estranxera con ventipocos. Lo típico: dir a trabayar a un país de fala angoloxasona pa deprender l’idioma. Viví y trabayé coles mios bones amigues hispanofalantes y poco deprendí d’inglés. Deprendí que «fucking spanish» yera d’usu regular nel autobús pa volver a casa. Nes afueres, nel barriu probe. Deprendí qu’hai xente que se siente arguyosa de nun saber más que la so propia llingua y que se ríe de quien nun la sabe. Los otros idiomes son inferiores, equí nun valen: ergo les persones con otros idiomes son inferiores. Como esa xente nel reinu d’España que fala a voces a la inmigrante que nun asiente nel intre a la so llingua castellana perclara y diríase que divina. Deprendí que la xenofobia ye, como tantes otres coses, una cuestión económica. El probe odia al más probe, al que por nun tener nun tien nin l’idioma, les palabres. Tesoru.

Deprendí que la xenofobia ye, como tantes otres coses, una cuestión económica. El probe odia al más probe, al que por nun tener nun tien nin l’idioma, les palabres. Tesoru.

Tamién fui estranxera na mio propia tierra. Esto ye mui poético, pero ye. Ser estranxera na propia tierra ye, sobre manera, cansao. Anque polo menos ehí tienes l’apoyu de la familia, les amistaes y/o la pareya. Pero tamién tien el so aquel. Eso de que nun te quieran en nenguna parte. Nin l’enemigu nin l’amigu. Quieren que combayes, que t’uniformes, que comulgues. Y una ye más de picotiar, d’agora sí y agora non. De contemplar les circunstancies, de ponderar les perspectives cambiantes, de relativizar no circunstancial ensin perder de vista’l marcu xeneral. Namás se vive una vez, y nun ye plan d’atase a dogmes esclavizadores, por mui bona, mala o llucrativa intención que tengan.
Vuelvo a ser estranxera. Falen otra vez de los «fucking spanish». Y una, que nunca se sintió lo que se diz española (asturiana, por casualidá, nacencia y conocencia, qué más da), siéntese aludida. De sópitu cáente enriba una riestra d’estereotipos que nun hai persona humana (nin española) que pueda pa con ellos. Y nun puedes arrenegar d’ellos: el to idioma, el que t’identifica nesta tierra, faite sentir un poco de responsabilidá. Y un muncho de vergoña. Que si Xibraltar, que si corrupción. Que si ónde vais que nos invadís. Que si andáis a la que salta. Que si sois mala xente. Que si venís a aprovechavos de la sanidá. Que si namás que vivíes de les ayudes sociales. Que si namás tais a lo que tais.
Non, non. Nun ye que tol mundu se dedique a soltar tales lindeces. En realidá siéntense estos alegatos mui de cuando en cuando. La xente ye amable, desvíase del so camín y guíate, cuasi de la mano y baxo la lluvia, hasta la cai pola que-y preguntes. La xente ármase de paciencia y con ella reconstrúi les tos precaries construcciones gramaticales. La xente avérase a ti, compliz, regalándote con arguyu les palabres que saben na to llingua.
Pero’l mal pesa como plombu y el bien, tan abundante, ye llixeru y camúflase nel color neutru de los díes de diario.
En fin... nada que nun se sienta neses patriótiques tierres españoles acerca de la población inmigrante: esa que fai por facese un sitiu, pequeñín y sin molestar a naide, nel que la so vida pueda ser vida. Nun ye munchu pidir. Pero parezlo.