El soterrañu iberista

10 de xunu de 2013 DE 2013 • Javier Cubero

Una de les prioridaes de los Estaos-Nación surdíos dempués de la Revolución Francesa foi’l diseñu de polítiques culturales dirixíes a cohesionar poblaciones mui heteroxénees al rodiu d’una mesma identidá colectiva. Nel campu hestoriográficu esto implicó una proyección retrospectiva de les estatalidades sobre’l pasáu, de tal manera que los fechos hestóricos fueron ordenaos, estudiaos y divulgaos en función de la so mayor o menor utilidá pa llexitimar ideolóxicamente determinaes estructures polítiques nel presente. Colo cual les rellaciones multidimensionales que se dieron ente territorios mui diversos quedaron escurecíes y apostraes nun planu marxinal, pasando a conformar túneles soterraños baxo la xeografía de los poderes constituyíos. Esi foi’l casu de los venceyos del Norte peninsular col restu del Arcu Atlánticu, y acullá del exemplu más conocíu que ye’l de la comunidá de los países de cultura céltica, el de les conexones ente Portugal y Asturies.

Asina mientres el discursu cuadonguista hexemónicu siempres señaló al reinu castellanu como herederu del asturianu, escaecíense datos como que tovía en 1025 los colonos de la «Terra Portucalis», con motivu d’un pleitu col obispu de Llugo, recordaben que los sos güelos vinieren d’Uviéu na dómina del rei Alfonso III el Magnu. O que la monarquía lisboeta caltuvo llazos con una nobleza asturiana que a lo llargo de dellos sieglos se define pola so desobediencia al respective de los reis de Castiella. De fechu ún de los principales llinaxes de l’aristocracia lusa, los Noronha, desciende d’Alfonso Enríquez, conde de Xixón y de Noreña, cuya biografía ta marcada por continues revueltes frente a l’autoridá mesetaria, y que, por cierto, morrió na Bretaña continental cuando realizaba xestiones diplomátiques pa llograr auxilios militares colos que reconquistar los sos feudos asturianos.

Averándonos a feches más recientes, nel sieglu XIX la valoración positiva o negativa de la separtación de Portugal de la Monarquía hispánica, producida en 1640, taba directamente rellacionada cola aceptación o impugnación del modelu centralista d’Estáu. Pongamos dos exemplos. Per un llau, Pedro J. Pidal, ministru de la monarquía sabelina y estudiosu de la hestoria de la lliteratura, descalificaba a la llingua portuguesa como un dialectu de la castellana y entendía lo portugués como una caña dexenerada del árbol ibéricu, yá que consideraba que cuando Portugal «renunció a esta vida española (…) perdió también su fuerza, su vigor y su espontaneidad; desde entonces apenas tiene literatura». En cambio, el mélicu xixonés Eladio Carreño, nuna de les sos intervenciones na Asamblea que’l Partíu Republicanu Democráticu Federal celebró en Xixón en 1883 (na que s’aprobó un proyectu de Constitución asturiana nel qu’el nuesu País constituyíase como «Estado soberano»), afirmaba que «solo Portugal ha salvado sus libertades e independencia» pero que «vendrá a nosotros, y formará parte de nuestro pacto (…) cuando las regiones españolas sacudan el yugo férreo del gobierno unitario». Y esta propuesta de converxencia peninsular yera enmarcada nel horizonte d’unos «Estados Unidos Ibéricos» dotaos d’unes característiques que teníen más que ver colo que la Ciencia Política actual entiende que ye una Confederación que cola figura de la Federación.

Nel momentu presente, cuando los marxes de maniobra política tán flexibilizándose, recordar qu’hebo «otros pasaos» acullá de la narrativa unidireccional del estatalismu madrilanu pue ser un bon aliciente pa empecipiar a pensar que «otros futuros» son posibles.