Contrapoder y/o hexemonía

28 de febreru de 2013 DE 2013 • Javier Cubero

Dende hai dos años vien produciéndose una apertura neso que los politólogos denominen “Estructura d’Oportunidá Política” (EOP). D’esta manera nun plazu mui curtiu de tiempu vienen dándose dellos cambios especialmente bruscos, porque’l casu ye que tanto a nivel asturianu como estatal asistimos a una crisis orgánica del statu quo na que les pautes de representación y llexitimidá polítiques tán cada vuelta más aburuyaes.

Les élites dirixentes formaes dempués d’una Transición fraudulenta, fondamente endogámiques y corruptes, son incapaces de siguir realizando toles funciones polítiques qu’enantes exercíen, mientres remanecen unos escenarios cada vegada más inestables nos que los deslizamientos tácticos ya inclusive estratéxicos van dase cada vuelta con mayor frecuencia, lo que va permitir una mayor bayura de marxes de maniobra. El modelu bipartidista d’alternanza gubernamental d’esta II Restauración Borbónica, sosteníu al igual que l’anterior sobre los pilastres del caciquismu y del clientelismu, ta teniendo la evidencia más espresiva del so escosamientu nos procesos de crecedera y relativa “radicalización” que vienen desendolcando tanto IU como UPyD. Aparentemente Izquierda Unida ta abandonando la so tradicional posición de subalternidá parllamentaria al respective del PSOE, replantegándose’l trabayu colos movimientos sociales de base, y reivindicando l’apertura d’un procesu constituyente dende unos parámetros radical-democráticos que son contradictorios cola actual composición institucional del Estáu. Hasta que punto IU va ser consecuente con estos posicionamientos ye una entruga que solamente’l tiempu va poder responder, pero si’l PSOE nun consigue paralizar la so dinámica de descomposición, IU más tarde o más temprano va tener qu’encetar el dilema de o ser un sustitutivu del PSOE nuna hipotética recomposición del status quo o nuna dirección radicalmente contraria, plantegase seriamente la materialización de la so mil vegaes prometida “Refundación” avanzando haza’l modelu griegu de Syriza. UPyD pela so parte, col sofitu incondicional de los sectores más reaccionarios de la derecha mediática, representa l’alternativa “bonapartista” que siempres se da nesti tipu de situaciones hestóriques: una apoloxía demagóxica de la tecnocracia como superación de la "política”, y del reforzamientu del aparatu coercitivu del Estáu como “solución” a les contradicciones estructurales que se dan nel senu de la sociedá civil (especialmente no que se refier a los conflictos nacionales y de clase).

N’Asturies una Izquierda Unida cuya participación nos gobiernos autonómicos d’Areces supúnxo-y un costu mínimu tamién empecipia a asumir un discursu de rotura col modelu neolliberal del “PPSOE” anque pel momentu inda s’alcuentra desendolcando práctiques polítiques que son incoherentes con esti plantegamientu, mientres qu’UPyD va peligrosamente ocupando cada vegada más espaciu, y la parte más débil y derechiega del statu quo autóctonu sigue somorguiada nun ciclu cainita. Y aquello de qu’en distintos escenarios hestóricos los mesmos actores sociales xueguen papeles políticos distintos tien un bon exemplu nel fenómenu de Foro Asturias cola articulación d’una derecha rexonalista enllena de contradicciones pero mui operativa a nivel sociolóxicu.

Y no qu’afecta al movimientu nacionalista asturianu d’esquierdes que tien el so orixe en Conceyu Bable y nel CNA, ésti oxetivamente vive ún de los sos peores momentos. Na parte cultural, na cual centráronse la mayor parte de los esfuerzos, nin hai una referencia unitaria a nivel d’activismu cívicu, nin l’Academia de la Llingua Asturiana xuega yá’l rol directivu d’otros tiempos, nin esiste una intervención coherente y permanente sobre la estructura socio-cultural del País. Nel vector partidista, tamién presenciamos un escosamientu que ye cuando menos alarmante, nin hai una llinia política con progresión nel tiempu, nin un mínimu marcu de converxencia pa la unidá d’acción, nin una base electoral sólida, nin un trabayu cohesionáu de frentes sociales. Y nel ámbitu sindical mos alcontramos con una situación relativamente asemeyada a la del Sindicatu Unitariu de Cantabria (un sindicatu nacional pero non nacionalista), una central que naz como consecuencia d’una escisión en CCOO, de gran parte de la Unión Comarcal de Xixón por oponese enérxicamente a la deriva de burocratización y desmovilización qu’imponíen les sos cúpules directives a nivel asturianu y estatal a lo llargo de los últimos años 1970, cuya mesma esistencia como sindicatu combativu a nivel nacional constitúi la meyor y más clara espresión del conflictu estructural esistente ente les clases populares asturianes y el bloque oligárquicu español, pero que por diversos factores hestóricos tovía nun articuló un modelu de sindicalismu socio-políticu que se correspuenda plenamente colos nuevos marcos d’organización llaboral y social del capitalismu postfordista.

O bien intentamos xenerar una esfera socio-cultural propia (lo que supon los peligros de la guetización) o bien lluchamos por ensertar la clave nacional na cultura pública realmente esistente (lo que por embargu implica los riesgos del liquidacionismu y de la disolución ideolóxica).

Nel contestu de les presentes ruines el dilema de la cuestión estratéxica espresada nos términos más o menos “inocentes” de la táctica socio-cultural pue ser, agora que zarraron toles llibreríes de temática específicamente asturiana ¿qué interesa más? ¿Volveles abrir o llograr que la producción lliteraria en clave nacional y/o en llingua asturiana siga siendo abondosa, na midida na que la crisis global lo permita, y ocupe los meyores espacios nes llibreríes actualmente esistentes? ¿Qué ye más posible? ¿Desendolcar una rede d’ateneos asturianistes en tolos conceyos del País o intervenir sobre los espacios culturales yá consolidaos de les instituciones públiques y de la sociedá civil? Les dos víes son llexítimes y non necesariamente incompatibles a nivel tácticu, pero les enerxíes son llindaes y quien quiera dalgún tipu de resultaos amás d’articular una dinámica de trabayu permanente necesariamente va tener que priorizar una u otra opción estratéxica na so axenda política. O bien intentamos xenerar una esfera socio-cultural propia (lo que supon los peligros de la guetización) o bien lluchamos por ensertar la clave nacional na cultura pública realmente esistente (lo que por embargu implica los riesgos del liquidacionismu y de la disolución ideolóxica).

La manifestación d’esti sábadu 23 de Febreru puede paecer mui floxa a nivel ideolóxicu tanto dende la perspectiva nacional como dende l’enfoque de clase, pero constitúi un fechu políticu de primer orde nel marcu d’una llinia de movilización social cada vegada más radicalizada. Nun se trata de la manifestación que munchos quedríen pola Independencia y/o’l Socialismu, pero en cambiu si que mos alcontramos ante una confrontación abiertamente belixerante col réxime esistente nel Estáu español, una movilización popular con permanencia nel tiempu qu’amás ta consiguiendo realizar una batalla ideolóxica que a lo llargo de 30 años de resistencia anticapitalista y/o soberanista foi imposible: disputar al status quo la definición del conceptu de “Democracia”. Porque ye precisamente’l desendolcu d’una resignificación social de lo “democráticu” lo que puede abrir la posibilidá de la construcción de nueves hexemoníes, dando nuevos conteníos de calter nacional y de clase a la "Democracia” na llinia del autodermín colectivu ya individual de les muyeres y de los homes d’esti País. Y la clave del ésitu d’esta dinámica socio-política ta precisamente na so flexibilidá discursiva, que superando les pautes tradicionales de comunicación política de la esquierda asturiana, nin se llinda a la simple enumeración de los males del País (casos represivos, zarros d’empreses, despidos, retayos en materia de llibertaes civiles y derechos sociales, etc.) nin a apurrir un catecismu prefabricáu col recetariu de rempuestes de la vanguardia revolucionaria de turnu, sinón qu’en cuenta de treslladar yá les rempuestes na forma d’un programa de tresformación global busca’l facer les entrugues afayadices que conecten col nivel de conciencia política de la mayoría social. Porque los suxetos políticos nun vienen predeterminaos por nenguna escolástica, sinón que se constitúin concretamente al traviés de la identidá común que xeneren les dinámiques d’acción colectiva. Y quien quiera construyir una Nación como suxetu socio-políticu necesariamente tien que tar sollerte y participar activamente d’esti fenómenu pa poder intentar dir articulando la bases d’una "hexemonía patriótica” dende una amplia variedá de posiciones y reivindicaciones sociales. Porque como dicía Joan Fuster: “Tota política que non fem nosaltres serà feta contra nosaltres”, y la política se realiza dende la interacción tumultuosa del ágora de la polis, non pontificando dende les torres de cristal de la pureza doctrinal.

Concluyendo yá podemos señalar que’l momentu actual conecta perfectamente con cierta afirmación d’Antonio Gramsci sobre cuando "lo vieyu nun acaba de morrer y lo nuevu nun acaba de nacer”. Pero mientres adquieren forma los nuevos escenarios de batalla asina como los nuevos paradigmes na crítica al capitalismu, al estatalismu, al españolismu, al productivismu y al patriarcáu, quien esto escribe opta por desvenceyase un tiempu de tou tipu de responsabilidá orgánica no que cinca a los ámbitos específicamente sindicales y/o socio-políticos, yá que teniendo cada vegada más duldes sobre cuala ye la posición estratéxica afayadiza, considero que puedo ser muncho más útil dende la crítica ideolóxica, la militancia socio-cultural o l’analís de tiempos pasaos col oxetivu d’aportar na construcción d’una Hestoria Nacional cuyos actores protagonistes seyan les clases populares asturianes, que calteniendo un determináu nivel d’implicación política nun presente que ta repletu d’incertidumes.